Ads 468x60px

El espíritu de compartir en la Navidad

Comparta la alegría de la temporada navideña haciendo obras de misericordia

Jueves, Diciembre 15, 2011

Mientras se aproxima la Navidad, piense cómo el Niño en el pesebre, obediente al Padre, se ofreció así Mismo por nuestra salvación: "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, más tenga vida eterna" (Juan 3, 16).

Cristo vino a salvarnos de nuestros pecados para que nos hiciéramos hijos de Dios y compartir con Él en el cielo.
Un regalo tan inmenso debería llenar nuestros corazones con tal gratitud y regocijo en la Navidad. El ejemplo de nuestro Salvador debería motivarnos para amar sin medida y sacrificarnos por el bien de nuestro prójimo.

Nosotros podemos hacer eso en esta Navidad haciendo obras de misericordia para los más necesitados. Nuestro Señor le dijo a Santa Faustina: "Exijo de ti obras de misericordia que deben surgir del amor hacia Mí. Debes mostrar misericordia al prójimo siempre y en todas partes" (Diario, 742).

Con ese espíritu navideño, los Padres Marianos de la Inmaculada Concepción junto con los Auxiliares Marianos, comparten la alegría de la temporada de Navidad ayudando a los más necesitados.

Llevar alegría a los ancianos y enfermos
El Padre Mark Baron, MIC, maestro de novicios en Washington, D.C., dice que el día de la Navidad los Marianos allí visitan un asilo que provee un hogar a hombres y mujeres ancianos que no tienen los medios financieros para vivir en otro lugar. Cada Navidad, el Padre Mark y los seminaristas Marianos visitan el asilo para cantar villancicos.

Los Marianos también visitan una residencia para hablar con las personas que viven allí porque no tienen un hogar, están enfermos de sida o son enfermos terminales. "Les hablamos de Jesús y del significado de la Navidad y celebramos la Santa Misa," dijo el Padre Mark.

El arbolito del Santuario Nacional
Madres solteras, muchas de ellas adolescentes, están entre los más necesitados en la Navidad. Cada año, ellas y sus hijos ocupan un lugar especial en las mentes y los corazones de los Marianos en el Santuario Nacional de la Divina Misericordia en Stockbridge, Massachusetts.

Cada año los Marianos colocan un arbolito en el Santuario y en cada ornamento escriben la "lista de deseos" de una madre. Los Marianos, peregrinos y empleados del Santuario escogen algún ornamento y cumplen la petición escrita.
Usualmente, las peticiones incluyen artículos como cobijas, pañales, tarjetas de regalo y telefónicas. Incluso hace algunos años, una de ellas recibió dinero para pagar sus deudas.

Obras de misericordia en la parroquia
En Sewell, Nebraska, el Padre Randall Langhorst está a cargo de una parroquia que acoge el mensaje de la Divina Misericordia y llevan a cabo obras de misericordia, no sólo durante la Navidad sino también durante el resto del año.

Las obras de la parroquia a lo largo del año incluyen proveer alimentos y prendas de vestir a gente necesitada, recolectar artículos para bebés, rezar por causas pro-vida, ofrecer Misas por las almas del purgatorio, ayudar a la Sociedad de San Vicente de Paul y su misión, regalar material de la Divina Misericordia, y participar en varias cadenas de oración.

Durante la temporada navideña, la parroquia redobla sus esfuerzos para servir a los necesitados. Los feligreses colectan regalos para niños, ancianos y personas que carecen de recursos, distribuyen canastas de comidas y les mandan paquetes a las tropas.

Mientras usted y sus seres queridos se preparan para la Navidad, recuerde al Niño en el pesebre. Recuerde la razón de por qué vino al mundo y de gracias a Dios a través de actos misericordiosos hechos por amor a Jesús.

Fuente: Divinamisericordia.org

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...