Ads 468x60px

Recordar: Lo que hacemos al prójimo, se lo hacemos a Dios


"1934. Una vez vine a mi celda y estaba tan cansada que antes de comenzar a desvestirme tuve que descansar un momento, y cuando estaba desvestida, una de las hermanas me pidió que le trajera un vaso de agua caliente.

A pesar del cansancio, me vestí rápidamente y le traje el agua que (126) deseaba, aunque de la cocina a la celda había un buen trecho de camino y el barro llegaba a los tobillos.

Al entrar en mi celda vi. un copón con el Santísimo Sacramento y oí esta voz:

Toma este copón y llévalo al tabernáculo.


En un primer momento vacilé, pero me acerqué y cuando toqué el copón, oí estas palabras:

Con el mismo amor con que te acercas a Mí, acércate a cada una de las hermanas y todo lo que
haces a ellas Me lo haces a Mí. Después de un momento me di cuenta de que estaba sola." (Diario 285)

0 comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario :)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...