Ads 468x60px

Hoy es el día en que recordamos a Santa Faustina

Santa Faustina Kowalska murió el 5 de octubre de 1938 - A las once menos cuarto de la noche, tras largos sufrimientos soportados con gran paciencia, ha ido a encontrarse con el Señor para recibir la recompensa.
Santa Faustina ruega por nosotros.

Aquí un extracto de un texto de su diario en el que ella escribe que ya veía cerca el día de su partida final hacia Dios.

"Alma mía, adora la misericordia del Señor,
Corazón mío, goza en Él plenamente,
Ya que has sido elegida por Él
Para difundir la gloria de su misericordia.
Nadie ha penetrado ni nadie logrará medir su bondad,
Su compasión es incalculable,
La experimente cada alma que se acerca a Él,
Él la protegerá y la estrechará a su seno misericordioso.

Feliz el alma que ha confiado en Tu bondad
Y se ha anonadado plenamente a Tu misericordia,
Esa alma está llena de la serenidad del amor,
La defiendes en todas partes como a Tu niño.
Oh alma, quienquiera que seas tú en el mundo,
Aunque tus pecados sean negros como la noche,
No tengas miedo de Dios, tú, el niño débil,
Porque es grande el poder de la Divina Misericordia."

“… Mi día ya está por terminar,
Ya siento Tus eternos reflejos, oh Dios,
Nadie sabrá lo que siente mi corazón,
Mi boca callará en gran humildad.

Ya voy a las bodas eternas,
Al cielo eterno, al espacio inconcebible,
No suspiro por el descanso ni por el premio,
Me atrae al cielo el puro amor de Dios.
Ya voy al encuentro Contigo, Amor eterno,
Con el corazón ansioso que Te desea.
Siento que Tu puro amor, oh Dios, habita en mi corazón
Y siento que mi destino eterno está en el cielo.
Ya voy a mi Padre, al cielo eterno,
Del destierro, de este valle de lagrimas.
La tierra no es capaz de retener más mi corazón puro,
Las alturas del cielo me han atraído a sí."

"... En la felicidad eterna no olvidaré a los hombres en la tierra,
Impetraré la misericordia de Dios para todos,

Y recordaré especialmente a quienes fueron queridos de mi corazón.
Ni la más profunda sumersión en Dios me impedirá recordarles."

"... Mi corazón no descansará del esfuerzo ni de la lucha,
Hasta que Tu Mismo no me llames del campo de batalla.
Me presentaré delante de Ti no por la recompensa ni los honores
Sino para sumergirme en Ti por la eternidad en la paz."  (Diario 1652 -1654)

2 comentarios :

Xhonane Olivas dijo...

¡Gracias por esta hermosa entrada! La voy a compartir en FB!! Un abrazo!

Ailyn dijo...

Gracias a ti Xhonane. Saludos!

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario :)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...