Ads 468x60px

Rezo de la Hora de la Misericordia corto



Baja gratis el rezo de la Hora de la Divina Misericordia, Vía Crucis corto con citas biblícas para rezar individualmente.

Dijo Nuestro Señor a Santa Faustina:

Una hora de meditación de Mi dolorosa Pasión tiene mayor mérito que un año entero de flagelaciones a sangre; la meditación de Mis dolorosas llagas es de gran provecho para ti y a Mí Me da una gran alegría…” (Diario 369)

Hija Mía, medita frecuentemente sobre Mis sufrimientos que padecí por ti y nada de lo que tu sufres por Mi te parecerá grande. Me agrada mas cuando contemplas Mi dolorosa Pasión; une tus pequeños sufrimientos a Mi dolorosa Pasión para que adquieran un valor infinito ante Mi Majestad.”(Diario 1512)

Las 20 divinas promesas

"Santa Brígida hija de la princesa de sangre real de Suecia, Birgir, nació por el año de 1302 de padres muy piadosos. Su virtuosa madre murió al darla a luz, por lo que la niña fue cuidada por una de sus piadosas tías.

Brígida no pudo hablar hasta la edad de 3 años, pero tan pronto pudo hacerlo, comenzó a rezar a Dios. Aún en su temprana infancia, sintió atracción por los discursos serios, y en su corazón habitó la gracia divina, y las lecturas piadosas eran sus favoritas. A la edad de 10 años, Brígida se sintió conmovida por un sermón que oyó sobre la Pasión de Nuestro Señor.

A la noche siguiente tuvo un sueño en el que vio a Nuestro Señor clavado en la cruz y cubierto de sangre y heridas, al mismo tiempo una voz le decía: "MÍRAME, HIJA MIA" ¡oh, mi. Señor! Respondió Santa Brígida ¿Quiénes te han tratado tan cruelmente? Nuestro Señor le respondió: "AQUELLOS QUE ME DESPRECIAN Y SON INSENSIBLES A MI AMOR POR ELLOS."
Ese misterioso sueño dejó una impresión tan profunda en ella que, desde entonces, meditó continuamente en los sufrimientos, de Nuestro Señor Jesucristo, y siempre lloraba al hacerlo."

LAS 20 DIVINAS PROMESAS

Jesucristo prometió a Santa Brígida los siguientes maravillosos privilegios, con la condición de que ella fuera fiel a la diaria recitación del Santo Oficio. Y se garantizan también a todo aquél que diga las oraciones devotamente cada día por el espacio de un año. He aquí las promesas:

1. Cualquiera que recite estas oraciones, obtendrá el grado máximo de perfección.
2. Quince días antes de su muerte, tendrá un conocimiento perfecto de todos sus pecados y una contrición profunda de ellos.
3. Quince días antes de su muerte, le daré mi precioso cuerpo a fin de que escape el hambre eterna; le daré a beber mi preciosa sangre para que no permanezca sediento eternamente.
4. Libraré del purgatorio a 15 almas de su familia.
5. Quince almas de su familia serán confirmadas y preservadas en gracia.
6. Quince pecadores de su familia se convertirán.
7. Haz de saber que cualquiera que haya vivido en estado de pecado mortal por 30 años; pero recita o tiene la intención de recitar estas oraciones devotamente, Yo, el señor, le perdonaré todos sus pecados.
8. Si ha vivido haciendo su propia voluntad durante toda su vida y está para morir al día siguiente, prolongaré su existencia.
9. Obtendrá todo lo que pida a Dios y a la Santísima Virgen.
10. En cualquier parte donde se estén diciendo las oraciones, o donde se digan, Dios estará presenté por su gracia.
11. Todo aquél que enseñe estas oraciones a los demás, ganará incalculables méritos y su gloria será mayor en el cielo.
12. Por cada vez que se recite estas oraciones, se ganarán 100 días de indulgencia.
13. Su alma será liberada de la muerte eterna.
14. Gozará de la promesa de que será contado entre los bienaventurados de cielo.
15. Lo defenderé contra las tentaciones del mal.
16. Preservaré y guardaré sus cinco sentidos.
17. Lo preservaré de una muerte repentina.
18. Yo colocaré mi cruz victoriosa ante él para que venza a los enemigos de su alma.
19. Antes de su muerte vendré con mi amada Madre.
20. Recibiré muy complacido su alma y lo conduciré a los gozos eternos. Y habiéndolo llevado allí, le daré a beber de la fuente de mi divinidad.

ACTOS Y ORACIONES BÁSICAS

Esta devoción se hará diariamente por espacio de un año. Cada día debe iniciarse de la siguiente manera:

1. Persignarse
2. Realizar la oración al Espíritu Santo
3. Rezar un Padre Nuestro y un Ave María
4. Realizar la oración de unión con Jesucristo cada día
5. Concluir con el Gloria.

Aquí baja todas las oraciones en PDF

Bajar en MP3 las Oraciones de las 20 DP desde el Podcast de Catholic.net

Consagración a Jesús Misericordioso


Oh Misericordiosísimo Jesús, Tu bondad es infinita, y los tesoros de Tus gracias son inagotables.
Yo confío enteramente en Tu Misericordia, y me consagro enteramente a Ti, para vivir bajo los rayos de Tu gracia y luz, que brotaron de tu Sacratísimo Corazón en la Cruz.

Yo deseo propagar Tu misericordia por medio de las obras espirituales y corporales de misericordia, especialmente convirtiendo a los pecadores, consolando a los pobres, afligidos y enfermos, ayudándolos y rezando por ellos, Tú me vas a proteger y ayudar como Tu propiedad y Tu gloria, pues yo temo todo de mi debilidad y espero todo de Tu gran misericordia, que toda la humanidad conozca el incomprensible abismo de Tu gran misericordia a tiempo, y la alabe por toda la eternidad.
Amén.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...