Ads 468x60px

Oh Cristo, para Tí las delicias y el honor y la gloria, y para mí el sufrimiento


"Solo Jesús sabe cuán pesado y difícil es cumplir con sus deberes cuando el alma se encuentra en ese estado de tormentos interiores, las fuerzas físicas están debilitadas y la mente ofuscada.

En el silencio de mi corazón me repetía: Oh Cristo, para Ti las delicias y el honor y la gloria, y para mi el sufrimiento.

No retrasare ni un solo paso para seguirte, aunque las espinas hieran mis pies." (D. 70)

Inconcebible grandeza de la misericordia de Dios


"Oh Santa Trinidad, Único Dios, inconcebible en la grandeza de la misericordia hacia las criaturas y especialmente hacia los pobres pecadores.

Has revelado el abismo de Tu misericordia inconcebible, impenetrable para toda mente humana o angélica.

Nuestra nulidad y nuestra miseria se hunden en Tu grandeza.

Oh Bondad infinita, ¿Quién puede adorarte dignamente? ¿hay algún alma que entienda tu amor? Oh Jesús, tales almas existen, pero son pocas." (D. 361)

Rezar incesantemente la coronilla


"En una ocasión, mientras iba por el pasillo a la cocina, oí en el alma estas palabras:

Reza incesantemente esta coronilla que te he enseñado. Quienquiera que la rece recibirá gran misericordia a la hora de la muerte. 

Los sacerdotes se la recomendarán a los pecadores como la ultima tabla de salvación.

Hasta el pecador mas empedernido, si reza esta coronilla una sola vez, recibirá la gracia de Mi misericordia infinita. 


Deseo que el mundo entero conozca Mi misericordia; deseo conceder gracias inimaginables a las almas que confían en Mi misericordia." (D. 687)

Fidelidad a la Voluntad de Dios




"+ Propósito: Fidelidad a las inspiraciones interiores, aunque eso me costara no sé cuánto. No hacer nada por mi misma sin consultar antes al confesor." 

(D. 172)

Las gracias fluyen de la herida del Corazón de Jesús

"Hoy vi al Señor Jesús crucificado. De la herida de su Corazón caían perlas preciosas y brillantes.

Veía que muchísimas almas recogían estos dones, pero había allí un alma que estaba mas cerca de su Corazón y ella recogía con gran generosidad no solamente para si, sino también para otros conociendo la grandeza del don.

El Salvador me dijo: He aquí los tesoros de las gracias que fluyen sobre las almas, pero no todas las almas saben aprovecharse de Mi generosidad." (D. 1687)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...