Ads 468x60px

Oh Jesús mio, mi fuerza y mi unica esperanza, solamente en Ti toda mi esperanza.




"Comprendi que en algunos, los mas duros momentos, estaré sola, abandonada de todos y tengo que hacer frente a todas las tempestades y luchar con toda la fuerza del alma incluso contra aquellos de los cuales esperaba ayuda.

Pero no estoy sola, porque Jesús está conmigo, con Él no tengo miedo de nada. Bien me doy cuenta de todo y sé que es lo que Dios exige de mi. El sufrimiento, el desprecio, el escarnio, la persecución, la humillación todo esto lo compartiré siempre, no conozco otro camino, por un amor sincero, la ingratitud. 

Este es mi sendero trazado por Jesús.  Oh Jesús mío, mi fuerza y mi unica esperanza, solamente en Ti toda mi esperanza. Mi confianza no se verá defraudada." ( D. 746)

Sé siempre misericordiosa para todos


El Señor me dijo: Que no te interese nada cómo se comportan los demás, tú, compórtate como Yo te ordeno: has de ser un vivo reflejo de Mí a través del Amor y la Misericordia. Contesté: Pero, Señor, a menudo abusan de mi bondad.

No importa, hija Mía, no te fijes en eso, tú sé siempre misericordiosa para todos y especialmente para los pecadores. (1446)

Así nos dice también a todos nosotros: "Que no te interese nada cómo se comportan los demás, tú, compórtate como Yo te ordeno"

Hasta el pecador mas empedernido, si reza esta coronilla una sola vez, recibirá la gracia de Mi misericordia infinita.


"En una ocasión, mientras iba por el pasillo a la cocina, oí en el alma estas palabras:

Reza incesantemente esta coronilla que te he enseñado. Quienquiera que la rece recibirá gran misericordia a la hora de la muerte. 

Los sacerdotes se la recomendarán a los pecadores como la ultima tabla de salvación.

Hasta el pecador mas empedernido, si reza esta coronilla una sola vez, recibirá la gracia de Mi misericordia infinita. 


Deseo que el mundo entero conozca Mi misericordia; deseo conceder gracias inimaginables a las almas que confían en Mi misericordia." (D. 687)

No poner obstáculos a la gracia de Dios en nuestra alma



"Terminada la confesión, mi espíritu se sumergió en Dios y permanecí orando durante tres horas, y me parecieron unos pocos minutos. Desde entonces no pongo obstáculos a la gracia que obra en mi alma. 

Jesús sabia por que yo tenia miedo de tratar con Él, y no se ofendía en absoluto. Desde el momento en que el Padre me aseguró que no se trataba de ningunas ilusiones, sino de la gracia de Dios, trato de ser fiel a Dios en todo. 

Ahora veo que son pocos los sacerdotes que comprenden toda la profundidad de la acción de Dios en el alma. Desde aquel momento tengo las alas desatadas para el vuelo y deseo volar hacia el ardor mismo del sol. 

Mi vuelo no se detendrá hasta que no descanse en Él por la eternidad. Si volamos muy alto, toda la oscuridad, la niebla y las nubes las tenemos debajo de los pies y toda la parte sensitiva de nuestro ser tiene que someterse al espíritu." 

(D. 234)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...